Saltar al contenido
Trámites COFEPRIS
Cargando el mundo

Crack que se comerá al mundo

Autorizaciones falsas de COFEPRIS, ¿Valdrán la pena?

Algunas situaciones que podrías enfrentar al conseguir autorizaciones falsificadas de COFEPRIS

Me venden una Tarjeta falsa, !Está más barata! ¿La compro?
Photo by charley pangus on Unsplash

Tal vez hasta tí ha llegado el rumor o inclusive te han pasado el contacto de alguien que saca tarjetas de tatuador, licencias sanitarias, avisos u otro tipo de documentación muy barata, tan barata que ni siquiera alcanza el pago de derechos que solicita COFEPRIS para ese trámite, o tal vez no te piden los requisitos necesarios para el trámite o no te los piden completos. Parece una inversión muy lucrativa tener tu autorización barata y sin tener que ir a pararte en COFEPRIS por ningún motivo.

Hay que recortar gastos en lo posible si queremos ahorrar.
Photo by Annie Spratt on Unsplash

Sin embargo no todo lo que brilla es oro, y aquí te vamos a presentar algunas de las situaciones por las que puedes atravesar si te haces de documentación apócrifa* de COFEPRIS:

*nota: este texto aplica principalmente a tarjetas de tatuador, sin embargo, varios puntos aplican también para otras autorizaciones, si te interesa saber más sobre otra autorización contáctanos o déjalo en los comentarios.

  1. No pasa nada, disfrutas tu autorización falsa por la vigencia que esta indica y nadie lo nota. Este sería el mejor de los casos, es una posibilidad.
Te saliste con la tuya, te comes el mundo crack!
Photo by Peggy Anke on Unsplash

2. El propietario del establecimiento donde planeas tatuar se da cuenta que tu licencia es falsa y para evitarse problemas, te impide trabajar en su estudio hasta que saques una tarjeta buena. A los propietaros de los estudios no les conviene que sus tatuadores trabajen sin tarjeta sanitaria, mucho menos con una hechizo.

¿Te quedaste afuera? No es lo peor que te podría suceder.
Photo by Gigi on Unsplash

3. El dueño del estudio no se percató de tu tarjetón falso y te deja tatuar; de repente les cae una visita de COFEPRIS y logras esconder tu tarjeta falsa, ante los verificadores quedas como que no tienes tu tarjeta, pero al propietaro del establecimiento le parece muy extraño. Al final le explicas lo sucedido y te da de baja del estudio.

Otro que se queda fuera, por lo menos no lo descubrió COFEPRIS.
Photo by Jonathan Rados on Unsplash

4. Uno de tus clientes te pide que le muestres tu tarjeta y al buscarla en el padrón de COFEPRIS (así es, existe un padrón), se da cuenta que tu número de tarjeta corresponde con otro nombre o ni siquiera se encuentra, o tal vez llegó una visita y ni te acordaste de quitar la copia de tu tarjeta de la pared o uno de tus clientes que se le infectó el tatuaje te denunció.

Al final resulta que de alguna manera COFEPRIS se dió cuenta de tu tarjeta falsa, lo cual considera un delito federal por lo que vas a prisión y al estudio donde trabajabas le aplican medidas de seguridad y una multa astronómica.

Spoiler: Termina mal.
Photo by kyryll ushakov on Unsplash

En ASAink consideramos que los riesgos y los contras de conseguir tu tarjeta de control sanitario falsa, superan por mucho los beneficios que puedes obtener al conseguirla de esa manera, por lo que te recomendamos que no te arriesgues y si necesitas consejos o ayuda sobre tus autorizaciones te acerques con nosotros.

Deja una respuesta